2 feb. 2016

Tendré que hacerte bien y tendrás que hacerme daño, y no olvides que el perdón es lo divino y errar a veces suele ser humano.