3 ago. 2014

"La haces muy bien y aunque te hierva la sangre, te encadenas para no llamar ¿Como haces? Conozco todos tus trucos pero aun así me das que pensar. Te guardas el orgullo donde nadie pueda dudar de que lo tenes y así vas, sin perder el objetivo, pidiendo dos cuando queres tres. Ya estoy bien, ya me ordene en mi desorden y aquellas voces no me hablan más. Por favor mentime y dame la espalda, otra vez no quiero patinar. Y me esperas, más de la cuenta siendo siempre la que yo soñé y firme yo, me encierro en que es peor amar y envejecer.
¿Qué esperas? Mostrame todas las cartas, a cara de perro yo no se jugar. Me endulzas el ego siendo sincera, dale un poco y te va a pedir más. Lo sabes, no hay arma más seductora que contestar siempre la verdad. Siempre estas del otro lado del muro de los lamentos que me contas. No sé hablar sin decir malas palabras: "amantes, mentira, infidelidad" Nunca más te vendo gato por liebre, por no ser cruel pierdo honestidad. 
No es el fin, el problema son los medios, no es algo que yo pueda respetar. No esta mal que terminen las historias mientras haya historias que contar. Y ya no esperaras más de la cuenta y siempre serás la que yo soñé y yo seguiré pensando que es peor amar y envejecer."