9 dic. 2013

Usted fue siempre así, tan temperamental. Usted me ha dicho tantas cosas que jamás podré olvidar. Usted me hizo a mí pensar, aunque sea tarde ya lo sé, le agradezco que haya sido todo lo que fue porque usted me hizo enfrentar con lo peor de mí  y en mi lado mas oscuro me descubrí... No olvide que lo espero, no espere que lo olvide si por usted me muero, me muero cuando ríe corazón. No olvide que lo quiero, no quiera que lo olvide si cada vez que puedo, me pierdo en el sonido de su voz. Porque algo en mí cambió. Porque algo en mí sembró. Porque usted ha domado lo que nadie en mí domó. Pero no quiero yo jurar, no quiero prometer. Sólo míreme a los ojos y averigüe si cambié, ya no lo quiero convencer ni lo quiero impresionar, sólo présteme una tarde y le regalo mi verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario