11 dic. 2013

Todos, en algún momento, hemos dicho entre lágrimas <<Estoy sufriendo por un amor que no vale la pena.>> Sufrimos porque descubrimos que damos más de lo que recibimos. Sufrimos porque nuestro amor no es reconocido. Sufrimos porque no conseguimos imponer nuestras reglas. Sufrimos impensadamente porque en el amor está la semilla de nuestro crecimiento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario