2 dic. 2013

Estábamos los dos mirando el mar cuando la tarde moría como moría lo nuestro, juro que no lo sabía. Miré para mi derecha, vi que desaparecías, grité con todas mis fuerzas, noté que no me oías... Me quedé toda la noche en la arena, intenté que algo valiera la pena. No puedo conseguir cambiar ni corregir lo que me corre en las venas. Corazón hoy no dejes de latir. Te alejaste un día, ahora decidiste venir.

Ha pasado más de un año y vos no estás, ¿por qué habría de creerte? hubiera dado la vida y mucho más por solo volver a verte. No podía darme el lujo de ceder ante tu llanto, no pienso abrir las heridas de haberte querido tanto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario