26 mar. 2013


El amor ideal destruye el corazón, porque no existe, ¿te das cuenta? No es cierto que en algún sitio recóndito hay para ti un compañero exacto, una pareja única, una media naranja. Estas ideas son poesía, romanticismo impráctico. Miles de personas viudas logran un segundo matrimonio feliz. El amor verdadero no se crea a solas ni se da porque sí. Se construye entre dos personas afines y maduras que se conocen y se aceptan como son.  
Encontrarlo no es pues 
sacarse la lotería. Hay que luchar por él. El amor se siembra, se riega, se cultiva y se 
cosecha. El que no esté dispuesto a trabajar no lo tendrá nunca. Así que ten cuidado si 
supones que mágicamente Cupido está tocando las puertas de tu corazón. Tal vez se trate de 
una idealización, de un espejismo... Y créeme, no hay nada más doloroso que despertar a 
una realidad terrible cuando es demasiado tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario